No me disgusta el concepto «trama», aunque me parezca una simplificación y un ejemplo más de esa obsesión de Podemos porque el marketing y el eslogan sustituyan a la reflexión y el análisis; creyendo, imagino, que el ciudadano español medio no es capaz de leer más allá de los 140 caracteres. Una especie de política instagram, con mucho hashtag y frases que en apariencia son muy potentes, pero que la mayoría de las veces se hacen pedazos en cuanto la desmenuzas. Con todo, el concepto explica bastante bien las conexiones entre el poder económico y el político en nuestro país. El origen del término está, dicen, en el libro de Rubén Juste “Ibex 35” —algún día habría que escribir un …

Una vez conocí a una licenciada en derecho que para entender una sentencia necesitaba leerla media docena de veces. Aun admitiendo lo farragoso del lenguaje jurídico parece evidente que se trataba de un caso de mala comprensión lectora. Un mal cada vez más extendido entre la población española, licenciados universitarios incluidos. Por no elevar la anécdota a categoría daré algunos datos. Según el INE, más de un 40% de la población española no lee ni un solo libro al año, y el tiempo medio que dedican quienes sí leen a los libros es de 15 minutos al día (frente a las más de dos horas de televisión y los 38 minutos de Alemania y los 46 de Finlandia). Según el …

Ayer, en una columna que llevaba por título «No morder la mano de quien te da de comer», el periodista Javier Ayuso —adjunto a la dirección y que suena como candidato a nuevo director del medio— acusaba una vez más a los líderes de Podemos de ponerse de perfil ante las últimas noticias que llegan desde Venezuela, cuando a él y a su periódico les gustaría que hablaran claramente de golpe de Estado y criticaran a Maduro con tanta energía como ellos. Dice Ayuso: «Mientras medio mundo denunciaba la decisión del Tribunal Supremo de Caracas de arrogarse las funciones de la Asamblea Nacional, el portavoz internacional de Podemos, Pablo Bustinduy, se limitaba a hablar de “crisis de legitimidades”».

Hace un mes, aproximadamente, les explicaba a mis alumnos por qué, aunque todos los partidos políticos llevaban en su programa electoral (desde hace años) la bajada de la cotización que realizamos los autónomos todos los meses, esa cotización jamás bajaría. En una época en que las arcas de la seguridad social están más limpias que una patena y cuando empieza a preverse que nuestras pensiones no se vayan a poder pagar, ningún gobernante en su sano juicio renunciará a los trescientos euros que, mes a mes, los casi tres millones de autónomos ingresamos en la seguridad social. Porque ustedes echen cuentas: 300 euros por 3 millones son 900 millones de euros al mes. Una ganga.

Historia Azañín es un héroe popular, que la noche del 13 al 14 de abril de cada año, para celebrar la proclamación de la segunda República, deja regalos en las casas donde habitan buenos ciudadanos republicanos. Especialmente, deja regalos para los más pequeños. Los regalos los deja a los pies de la bandera republicana, donde previamente los niños y los mayores de la casa han dejado sus zapatos, junto a un retrato de Azañín, un vaso de vino y un trozo de pan. Comida popular con la que nuestro héroe recupera fuerzas y puede seguir trabajando toda la noche.

La psicología evolutiva y los experimentos éticos nos han enseñado que la cercanía y el interés son la base de la moral. Nos resulta muy difícil dañar a quien tenemos al lado porque nuestro instinto evolutivo nos dice que acaso, en un futuro, lo podamos necesitar o incluso, que si fallamos, él nos puede atacar a nosotros.

Cuando los tambores anunciaban la Primera Guerra Mundial, un susurro internacionalista, débil pero tenaz, recorrió las filas del mundo obrero: no vayas a la guerra, deserta. La guerra, decían aquellos líderes trabajadores y también muchos intelectuales —recordemos a Rosa Luxemburgo— es un conflicto entre élites, que se dirime con la sangre de los obreros; mientras, quienes de verdad sacarán tajada de ella, y también sus hijos, se quedarán en casa, a salvo de las balas.

Se suele llamar súpergrupo a la formación casual, a veces efímera, que reúne a varias estrellas en un proyecto que generalmente no dura más de uno o dos discos. Un ejemplo clásico sería el de los Travelling Wilburys, el grupo donde se reunieron Roy Orbison, Bob Dylan, George Harrison, Tom Petty y Jeff Lyne. El grupo hispanoamericano Meteoros encajaría perfectamente en la definición de súpergrupo.

Decía Córtazar en el curso de literatura en Berkeley que el peligro de toda novela comprometida o política (pero vale igual para la novela histórica) es acabar contando algo que podría contarse mejor en un ensayo o en una crónica periodística. En cierto modo, Cortázar hacía suyas las tesis clásicas contra la novela histórica de Manzoni, para quien este tipo de novela estaba destinado a fracasar porque se movía entre dos imposibilidades: ni podía ser puramente ficción, por manejar hechos que ocurrieron en la realidad, ni podía ser complemente Historia, porque entonces no sería narrativa de ficción.