Vale, a Javier Marías no le gusta Gloria Fuertes. Tampoco es para tanto y no debería ser noticia. La noticia, a estas alturas, sería encontrar algo que a Marías le gustara. Y a ser posible dentro de Madrid. Ciudad que, si uno lee sus columnas, más que una urbe europea parece la selva vietnamita en la época de Rambo. A Fuertes, además, la deja para el final. Como ejemplo de la tesis del artículo. A saber: que las feministas están empeñadas en redescubrir mujeres artistas que no fueron obviadas por el hecho de ser mujeres, sino simple y llanamente porque eran malas. Como el cine español, dicho sea de paso.

Es como un chiste, pero de los malos. ¿Saben ustedes ese del presidente del Gobierno que pidió un crédito mil millonario a Europa para salvar a los bancos y luego les pasó la cuenta a sus ciudadanos, que ya no vieron un solo duro de todo lo gastado? No es verdad que con estos chistes malos nadie se ría. Mariano Rajoy se está riendo. Y Montoro. Y De Guindos. Y quienes quebraron las cajas y se fueron a su casa con una pensión vitalicia y millonaria. Quienes nos reímos somos usted y yo. A lo mejor es que el chiste era bueno, y nosotros no lo hemos pillado. Mientras, en casi todos los periódicos e informativos nacionales miran para otro …

Entrega del VIII Premio, concedido a la edición crítica de la traducción francesa del primer volumen de la obra magna del Abate, Histoire Générale des Sciences et de la Littérature, realizada por los profesores Javier Pérez Bazo, Sylvie Baulo y Renaud Cazalbou de la Universidad de Toulouse. Alberto Gómez, del Centre d’Études Universitaires de Madrid (CEUM), dio referencia del equipo de trabajo que ha llevado a cabo este trabajo crítico, indispensable para el estudio de la recepción de la figura de Andrés en Francia. Entrega del VIII Premio Juan Andrés en la Biblioteca Histórica UCM

Alguien lo dijo en el bar el otro día, con ese tono sentencioso que tanto se usa en Twitter y en los bares: «Le criticaron a Podemos que se comiera a Izquierda Unida y al final ha sido Izquierda Unida la que se está comiendo a Podemos». O sea, que la formación de Pablo Iglesias no sólo se ha vuelto un poco más comunista desde Vista alegre II, sino que como siga así va a terminar teniendo los mismos diputados que históricamente manejó la formación de Julio Anguita. Y uno echa de menos al oráculo de Córdoba, sí. Pero sobre todo echa de menos a Errejón.

Allá por el siglo XVIII, cuando la democracia moderna era más joven y escondía menos sus defectos, el sufragio censitario se convirtió en la norma para seleccionar no sólo quién podía ser elegido como representante público, sino también quién podía votar. Básicamente, te miraban la cartera y si tenías pasta, podías votar u optar a ser alcalde, diputado o presidente. Si no, significaba que eras un fracasado y que tu opinión no le importaba a nadie. Y el día de las elecciones te quedabas en casa lamentándote por ser pobre, o viendo el fútbol. Ahora, más vieja y coqueta, a la democracia le gusta hacernos creer que tales defectillos han sido superados. Que todos votamos y todos decidimos. Que en …

Lo primero que llama la atención de “Vidas perfectas” (Literatura Random House, 2017) es que la voz elegida para narrar esta historia, la de Xavier, es, desde el inicio, demasiado plana. Tal vez por no querer cargar las tintas con un narrador excesivamente sofisticado o intelectual, el autor se ha quedado en muchas ocasiones en el otro extremo: el del comentario superficial, y la queja fácil (barnizada de cinismo).

Poner una pesada losa de piedra encima de las tumbas era más que un capricho ornamental: los antiguos sabían que a veces los muertos se levantaban y que era mejor intentar entorpecerles el camino. Así, como un muerto viviente pero de blanca sonrisa, Pedro Sánchez se ha recorrido los pueblos de España atrayendo a su causa a más de la mitad de los militantes —un porcentaje mucho mayor de despeñaperros para arriba—, en un trabajo que algunos en su partido consideraron inútil toda vez que, puesto que había sido decapitado, debería estar muerto. Sin embargo, puño en alto y recuperando como himno una Internacional que en Ferraz, desde que el partido abandonara el marxismo por imposición de Isidoro, allá en …

Este final tan ajustado de liga me ha hecho recordar aquel otro, también jugado al límite: el campeonato 2006-2007. En la penúltima jornada el Madrid había ganado in extremis al Zaragoza y el Español le había robado la posibilidad de la liga al Barcelona con el famoso gol de Tamudo, el tamudazo. Recuerdo que iba de camino a Valladolid, para salir de fiesta, cuando Van Nistelroy metió el segundo la Romareda y sólo unos segundos después Tamudo metía su primero de la tarde en el Camp Nou. La Liga parecía tan cerca que Calderón, el presidente del Madrid, se permitió el lujo de dar la vuelta de honor en la Romareda, pero quedaba un último partido con el Mallorca.

Hacía mucho que un grupo no me enamoraba tanto como lo ha hecho “hurray for the riff raff”, una banda de extraño (¿feo?) nombre liderada por Alynda Lee. El grupo, al que llegué por pura casualidad, ha evolucionado desde un sonido muy New Orleans en las primeras canciones hasta un rock más europeo, con toques incluso de sonidos latinos. De orígenes portorriqueños, Alynda Lee está radicada en el Bronx y posee una voz especialmente dotada para los sonidos bluseros y las baladas country, incluso para los medios tiempo más sesenteros como demuestra en el tema “Be my baby”, un tema que podría haber compuesto y cantado el mismo Elvis. La siguiente grabación en directo da muestra de lo que eran …

Que duda cabe que hay personajes a los que una novela se les queda pequeña, o que requieren de su propio relato para así acabar de perfilarse -y permitir descansar a su creador-. Tal parece ser el caso de Odo, ideóloga de la sociedad anarquista que se convierte en protagonista en “Los desposeidos”, quizás la obra más famosa y celebrada de Ursula K. Le Guin. Si en “Los desposéidos” el odonismo se había establecido ya por completo, aquí asistimos a su último día como oposición, al día antes de que la revolución estalle y se produzca el triunfo del odonismo.